El reenfoque de la estrategia industrial europea ante la covid pone el acento en pymes y sectores estratégicos gallegos

La demanda de un nuevo enfoque de la estrategia industrial europea se debatió el lunes en la Cámara comunitaria y se sustanció el jueves, en una votación en la que recibió 486 votos a favor, 109 en contra y 102 abstenciones.

En conversación con Europa Press, el eurodiputado socialista Nicolás González Casares, miembro de la comisión de industria y natural de Lalín, destaca que la resolución «pone en valor» a las pymes y reivindica la necesidad de «cooperar interregionalmente» para lograr una mayor cohesión.

«El enfoque de la política industrial tiene que variar. Se trata de conjugar el pacto verde europeo con la reactivación de la economía», explica el europarlamentario.

Para ello, señala González Casares, los parlamentarios plantean dos fases, una primera «para amortiguar el efecto de la covid», con la vista puesta en «salvaguardar» las industrias «con ayudas»; y otra segunda para avanzar en la transformación a una economía verde.

Aunque no hay territorialización en el texto, sí incorpora un mandato para que se ejecute la transición energética y la descarbonización, que afecta en el caso gallego a la provincia de A Coruña, con las centrales de As Pontes y Meirama, para las que ya se anunció su cierre.

También en lo que respecta a Galicia, la nueva estrategia contempla el impulso a sectores estratégicos para la comunidad como el de las energías renovables, el naval y la automoción.

Al respecto, el socialista ha apuntado a la capacidad de los astilleros gallegos para la construcción de eólica ‘off shore’ y al sector del automóvil para lograr una movilidad sostenible.

«RECUPERACIÓN RÁPIDA Y JUSTA»

La resolución, con más de un centenar de puntos, llama a considerar que todos los sectores de la economía, «y las pymes especialmente», se han visto afectados por la pandemia y la recesión económica «sin precedentes» que ha provocado, «y que algunos se han paralizado completamente».

«En este contexto, una recuperación rápida y justa no se logrará si no se introducen cambios y toda estrategia industrial de futuro debe comenzar abordando la recuperación industrial y la competitividad a largo plazo, en especial en los sectores en crecimiento y aquellos más afectados por las medidas de confinamiento ante la covid-19», advierte.

Así, aboga por «dos fases diferenciadas, una centrada en la recuperación y otra en la reconstrucción y la resiliencia». Además, aboga por que «la recuperación económica debe basarse en un enfoque socialmente sólido y ambientalmente sostenible y debe respaldar la reconstrucción industrial hacia una transformación digital y ecológica satisfactoria, con mano de obra cualificada que acompañe estas transformaciones, garantizando una transición justa y equitativa».

Una política europea «coordinada que garantice que toda la cadena de producción puede beneficiarse, de las grandes empresas a las pymes tendrá -augura- más éxito a la hora de aumentar la competitividad mundial y la sostenibilidad de Europa».

MÁS DE 100 PUNTOS

En sus más de 100 puntos, el Parlamento Europeo acoge «con satisfacción» la intención de la Comisión de adoptar un enfoque «más estratégico» con respecto a las industrias de las energías renovables y entiende que estas industrias «deben recibir pleno apoyo, dado su papel esencial en la descarbonización de los sistemas energéticos y en la consecución de la neutralidad climática, a más tardar, en 2050».

Al respecto, y desde la base de que la iniciativa ‘Next Generation EU’ es «el pilar de la primera fase de la recuperación industrial de la Unión tras la covid», solicita que «asigne financiación específica a las empresas, en particular las pymes, las microempresas y las empresas emergentes, cuyos planes empresariales y operaciones comprendan innovaciones, tecnologías y servicios clave, incluido el avance de la transformación digital y ecológica».

En concreto, apela a quellas «cuyas operaciones sean necesarias para la autonomía estratégica de la Unión en sectores críticos, con especial referencia a la mejora de la circularidad, el ahorro y la eficiencia de recursos y energía y la adopción de energías renovable».

También reitera «la importancia del transporte sostenible como parte de la cadena de suministro industrial» y pide la inclusión de los costes externos en el precio de los productos.

En este sentido, destaca que las industrias de la movilidad sostenible e inteligente «tienen el potencial y la responsabilidad de impulsar las transiciones digital y medioambiental, apoyar la competitividad industrial de Europa y mejorar la conectividad».

En concreto, apunta a los sectores automovilístico, aeroespacial, ferroviario y de la construcción naval, y pide a la Comisión y a los Estados miembro que aumenten las inversiones en «la movilidad sin emisiones y en infraestructuras de transporte seguras y resiliente».

EL MODELO DE LA XUNTA

En este contexto, la Xunta aboga por un modelo industrial «que se ajuste al nuevo contexto social y económico que apareció a raíz de la crisis sanitaria».

Fuentes de la Vicepresidencia segunda que dirige Francisco Conde consultadas por Europa Press llaman la atención sobre que es necesario «dar respuesta a las necesidades del tejido empresarial y de la ciudadanía para seguir manteniendo una industria sólida y con futuro».

Al respecto, el Gobierno gallego defiende una estrategia «común» para todas las regiones «que ayude a dar solucioens y generar un clima de estabilidad y certidumbre» para la economái gallega.

En ello «jugará un papel clave», según señalan estas fuentes, la transición digital y ecológica y para ello pide compatibilizar el desarrollo de la actividad económica con la protección del medio ambiente.

«Esta es la mejor manera de crear un entorno favorable para la consolidación de la industria y para avanzar hacia una economías más verde y azul, haciendo de la bioeconomía y la economía circular vectores de competitividad y de posicionamiento de Galicia», resalta el departamento de Conde.

Artículos relacionados

La UE, con los deberes hechos

La UE, con los deberes hechos

Tras el acuerdo comercial con el Reino Unido se cerraba un año que parecía diseñado para hacer zozobrar a la UE. Un...