LA REFORMA ELECTRICA PARA TODOS: EL DERECHO A COMPARTIR ENERGÍA

El derecho a compartir energia explicado

December 20, 2023

 Mi amiga Gladys trabaja de asesora para clientes en una empresa del mercado minorista de la electricidad, una de las actividades de su compañía consiste en proyectar y desarrollar instalaciones de autoconsumo. Una de las recomendaciones que con buen criterio le da a sus clientes es que dimensionen la instalación a sus necesidades, es decir, que no por poner más paneles y producir mucho van a ahorrar más porque pueden tener excesos que se remuneran mal o se desaprovechan. En menos de dos años , el tiempo máximo que los estados miembros tienen para la adaptación de las normas a su ordenamiento jurídico, Gladys va a tener que cambiar su discurso porque la nueva reforma del mercado eléctrico consagra el derecho a compartir energía, por tanto esos excesos no tendrán por qué desperdiciarse o volcarse obligatoriamente a la empresa comercializadora y el productor (cliente activo) podrá decidir con quien comparte su energía. Del mismo modo, estos clientes activos que actúan como productores de energía renovable tienen la capacidad de facultar a otros consumidores (sin generación) para que se vuelvan activos, dándoles la posibilidad de participar en esquemas de energía compartida.

 Muchos de los clientes de mi amiga viven en entornos rurales dedicados a actividades agroganaderas. En el curso de la pasada crisis de precios, estos clientes vieron en el autoconsumo ,apoyado por generosas subvenciones de los Fondos de Recuperación de la UE, una oportunidad para reducir su factura eléctrica al tiempo que hacían más sostenibles sus explotaciones . Los bajos precios de los paneles solares también han ayudado. Los techos de sus granjas empezaron a aprovechar el sol para transformarlo en su propia energía. En un futuro no muy lejano podrán incluso ampliar las dimensiones de su instalación y no solo vender la energía sobrante a una comercializadora, sino también compartir la electricidad generada con los vecinos de su aldea , con familiares que vivan en otra casa ,y podrán estar en mejores condiciones para sacarle rendimiento económico a su instalación, si así lo desean. Ellos decidirán si cobran o no , las condiciones, precio, etc.

 Mi amiga  trabaja en el mercado minorista y podrá asesorar a esos particulares o pymes en los aspectos antes mencionados pero quizás no se atreva con las labores comerciales cuando se trate con una gran industria. Ese es otro de los avances que hemos logrado desde la negociación que he liderado desde el Parlamento Europeo, las grandes empresas también podrán beneficiarse de esta posibilidad en los Estados miembros que así lo decidan. Con restricciones geográficas y de capacidad (máximo de 6 MW) para evitar una competencia desleal a las compañías que tienen como principal actividad el negocio de la electricidad, las grandes empresas podrán compartir su energía, por ejemplo, con empresas vecinas o hacerlo gratuitamente como beneficio social con sus trabajadores y trabajadoras que vivan en lugares cercanos a la instalación, aumentando la sostenibilidad de sus entornos de trabajo y reduciendo emisiones de su actividad global.

 Mi amigo y compañero Blas es un alcalde socialista de una ciudad de Galicia que ha apostado por avanzar en una comunidad energética en su ayuntamiento .En los nichos del cementerio van a instalar paneles solares, una decisión potenciada por las ayudas que a través de Next Generation EU se han otorgado al proyecto que presentaron . En los últimos 4 años en nuestro país la potencia instalada  autoconsumo se ha incrementado ¡26 veces! . Desde que el Gobierno de Pedro Sánchez decidiera retirar el nefasto impuesto al sol que la derecha imponía en España el autoconsumo se ha disparado , apoyado también  por la Directiva de Renovables del año 2018 . Han empezado también a florecer las comunidades energéticas en las que un grupo de inversores (privados y/o públicos) se ponen de acuerdo en producir energía y repartírsela. Las posibilidades que abre este nuevo artículo que permite compartir energía van un paso más allá  para la democratización de la producción eléctrica descarbonizada y de proximidad con posibilidades de desarrollo que aún son difíciles de imaginar en su totalidad. Blas sabe que su apuesta permitirá rebajar la factura eléctrica de su municipio y avanzar en sus compromisos en la lucha contra el cambio climático, además podrá ofrecer a vecinos y vecinas de su ciudad participar en la iniciativa. Con las medidas aprobadas en la reforma del mercado eléctrico europeo los estados miembros deberán fomentar normas que faciliten que hasta un 10% de la electricidad producida por proyectos de energía compartida de propiedad pública se dediquen a personas económicamente vulnerables. Otro paso más.

 Por lo tanto este nuevo derecho a compartir energía además de la dimensión de autonomía energética , de apuesta por las renovables y por la descentralización del sistema, ayuda a aportar flexibilidad al sistema eléctrico por parte de los consumidores y promueve una dimensión social que permitirá que las ventajas de las energías renovables lleguen a todos, avanzando en lo que denominamos transición justa. Las posibilidades que se abren con este derecho se verán potenciadas con otras medidas incluídas en la reforma que harán que los consumidores tengan cada vez un papel más activo (potenciación de la flexibilidad en la demanda ,contratos múltiples, tarifas dinámicas,etc).

 En definitiva este nuevo derecho a compartir energía nos va a permitir avanzar hacia lo que se ha denominado “socialismo solar” -leer reseña en esta misma web del libro “Crimen Climático” de David Lizoain – , la posibilidad de extraer a nuestros recursos renovables, abundantes en un país como España, beneficios próximos para toda la sociedad. Ni el autoconsumo, ni el derecho a compartir energía nos van a llevar por si solos  hacia la descarbonización completa de nuestro sistema energético ni a la neutralidad climática, pero promocionar esta democratización puede ser uno de los elementos que mejore la confianza y el compromiso de nuestra sociedad en el complicado camino del cambio de paradigma que representa esta imprescindible transición ecológica.

Artículos relacionados