Hacia un transporte aéreo más sostenible en la UE

enero 17, 2022

Una aproximación a la apuesta por la sostenibilidad del sector de la aviación en la UE en el proceso de elaboración del Reglamento REFUEL AVIATION EU, el proyecto legislativo para el aumento progresivo de Fueles Sostenibles para la Aviación ,también llamados SAF ,el acrónimo de la versión inglesa «Sustainable Aviation Fuels»: Hacia un transporte aéreo más sostenible en la UE.

Ya es sabido que desde la Unión Europea nos hemos comprometido firmemente en la descarbonización de su economía y en alinear sus políticas con los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París. Este compromiso está legalmente establecido en la Ley Europea del Clima y se refleja en su objetivo de lograr la neutralidad climática de la Unión a más tardar en 2050 para evitar que la temperatura del planeta aumenta más de 1.5ºC.

En este contexto , el sector del transporte es uno de los más difíciles de descarbonizar y dentro del mismo la aviación es particularmente difícil ,debido a su dependencia exclusiva de la energía fósil y las limitadas opciones tecnológicas disponibles para reducir las emisiones: casi todo el combustible para aviones utilizado en la UE es queroseno fósil. Sin medidas adicionales, las emisiones de gases de efecto invernadero de este sector seguirán aumentando.

La conectividad aérea es un elemento clave en la movilidad de los ciudadanos de la Unión y para la economía europea. Pero todos los modos de transporte deben incorporar los costes ambientales en los que incurren. Al mismo tiempo, las medidas a implementar deben mantener los beneficios socioeconómicos para los ciudadanos y las empresas. Debemos recordar además la necesidad de descarbonizar este modo de transporte en el que un pequeño porcentaje de la población acumula gran cantidad de emisiones.

A corto y medio plazo, la solución pasa por promover la sustitución progresiva de combustibles de aviación fósiles por otros combustibles de aviación sostenibles (SAF, por sus siglas en inglés), renovables y de bajas emisiones. La propuesta de la Comisión para promover el uso de SAF jugará un papel fundamental en la descarbonización del sector de la aviación.

Una regulación ambiciosa sobre el incremento de combustibles de aviación sostenibles y libres de emisiones permitirá al sector de la aviación contribuir a alcanzar los objetivos climáticos de la Unión y reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Sin embargo, el objetivo debe ser impulsar la adopción única y exclusivamente de combustibles de aviación verdaderamente sostenibles.

Una de las cuestiones que nos ha preocupado a la hora de elaborar nuestra propuesta es evitar la competición entre fueles para la aviación y los stocks y cultivos alimentarios, hay que evitar experiencias perniciosas del pasado y fraudes. El uso de fueles sostenibles en aviación no puede contribuir ni a un aumento de los precios de ciertas materias primas en la alimentación ni a la deforestación. Un punto fundamental es mantener la coherencia y consistencia de este reglamento con los criterios de sostenibilidad de la Directiva de Energías Renovables que ahora mismo estamos revisando y en la que también actúo como ponente por el grupo de Socialistas y Demócratas.

A mi parecer el diseño de la propuesta de la Comisión es satisfactoria y un buen punto de partida para el proceso legislativo en el que nos hallamos en el ámbito del paquete “Fit for 55” con el cual debe mantener coherencia. No obstante, en mi propuesta he establecido el objetivo de fortalecer aún más su ambición climática, incluidos los impactos de las emisiones distintas del CO2, para promover los SAF más sostenibles, mejorar la información y transparencia a los consumidores y fomentar la innovación en el transporte aéreo de cero emisiones.

Alguna de las características fundamentales de la propuesta que hemos elaborado y que se añaden a los principales elementos propuestos por la Comisión Europea.

Aviación RefuelEU más ambiciosa.

Considerando los compromisos climáticos de la Unión, el presente reglamento debería estar dotado de la mayor ambición posible que permitan las materias primas sostenibles disponibles. Para 2050 todo el combustible fósil de aviación debería ser reemplazado por SAF u otros vectores energéticos basados en energías renovables sostenibles. Para alcanzar la meta del 100% será necesario aumentar el mandato de corto plazo. Por otro lado, pensando en el medio y largo plazo, en mi propuesta se amplía el mandato a combustibles y vectores energéticos que no son de sustitución directa, por ejemplo, el Hidrógeno o electricidad producidos mediante fuentes de energía renovable.

Sabemos que en esta década va a ser muy difícil ver a aviones volando con hidrógeno o electricidad, pero debemos abrir la puerta a esas soluciones que ya se vienen estudiando por parte de la industria aeronáutica. Es probable que más allá de 2030 el hidrógeno podra ser usado en aviones y aviones eléctricos harán vuelos de corta distancia cuando no exista otra alternativa, por ejemplo entre islas.

Solo SAF verdaderamente sostenible

De acuerdo con las preocupaciones de la Comisión sobre los criterios de sostenibilidad de los SAF elegibles. Sabemos que algunas de las materias primas no están suficientemente disponibles y pueden crear efectos perversos para la sostenibilidad y la biodiversidad si no ajustamos bien los criterios de elegibilidad. Debemos también asegurarnos de que exista la materia prima necesaria y que no cree problemas de suministro en usos con reducciones de emisiones más significativas. También se deben evitar las puertas abiertas a los fraudes con aceites vegetales usados ,por lo que la preferencia a lo largo del tiempo será aumentar fundamentalmente los fueles sintéticos y/o e-fueles.

Los combustibles sintéticos de sustitución directa, y más adelante el hidrógeno y electricidad producidos mediante fuentes de energía renovable, deberán pasar a jugar un papel central. Su despliegue representa un destino natural para los denominados “combustibles renovables de origen no biológico” definidos en la Directiva (UE) 2018/2001. Son especialmente importantes para sectores con dificultades para la electrificación. La producción de estos combustibles mediante electricidad renovable adicional en la UE y carbono capturado directamente del aire tienen un alto potencial de abatimiento de emisiones.

Impactos climáticos distintos del CO2

Se ha estimado que los impactos climáticos distintos del CO2 en las actividades de aviación son al menos tan importantes como los impactos del CO2. En mi opinión estos impactos también deberían abordarse en este reglamento a través de una evaluación y, en su caso, una futura propuesta legislativa por parte de la Comisión Europea para su abordaje

Información y transparencia a los viajeros

Una mayor transparencia sobre la huella ambiental de los servicios de transporte aéreo permitiría a los ciudadanos tomar decisiones informadas sobre sus necesidades de transporte. La UE debe tener una etiqueta estándar que informe a los consumidores del nivel de emisiones provocado por el vuelo que utiliza y si se cumple con el uso de combustibles sostenibles SAF.

Vuelos de corta distancia más sostenibles

Los vuelos de corta distancia tienen un mayor potencial de incorporar combustibles sostenibles y con tecnologías innovadoras. Además, teniendo en cuenta las medidas que se están planteando varios Estados miembros para atajar las emisiones de este tipo de vuelos, esta regulación representa una oportunidad para tomar medidas a nivel europeo, de manera armonizada. Los vuelos de menos de 500 Km deberían estar sometidos a un uso mayor de combustibles sostenibles SAF, por lo que considero que debemos ir pensando en regular este tipo de vuelos. Aquellos vuelos de menos de 500Km con alternativas más sostenibles en un tiempo más o menos equivalente de desplazamiento deberían buscar equipararse con el uso de fueles con menos emisiones.

Cooperación internacional

Al igual que en otros ámbitos en los que la Unión ha fijado con su regulación un estándar global, el presente reglamento puede marcar un ejemplo para el resto del mundo sobre vías concretas para atajar emisiones en el sector de la aviación a través de una regulación ambiciosa y coherente que puede asimismo ayudar a la OACI a fortalecer sus medidas de reducción de emisiones.

Artículos relacionados